viernes, 2 de marzo de 2018

Palomares sin palomas

Palomares sin palomas,
heridos bajo esas lomas
sin grano en el pastizal,
¿quién os irá a renovar?
yo os contemplo con gran pena
y espero de almas buenas
os devuelvan al menos
vuestro aspecto original.
Así con adobes o con piedras
luciréis estampa nueva,
consuelo de vuestra orfandad.
Palomares sin palomas
¿tendréis algún día la groria
de que vuelvan a su hogar?

viernes, 23 de febrero de 2018

Quietud inquieta

¡Cuánto tiempo! ¡Qué tiempo!
en este invierno del alma y del cielo
estoy en esta quietud inquieta a la espera
de una fértil y activa primavera.

martes, 5 de septiembre de 2017

Respiros del Molino

Entre la Peña de San Blas y la Peña San Cabrás se encuentra el viejo molino.
Es un sitio añorante donde mi madre ha vivido.
Decía que fue feliz, muy feliz en aquel rincón escondido.
Allí estaba su familia y su doméstico cometido. Allí estaba su arboleda, su romano puente, su iglesia y su río.
El recuerdo de su escuela, su buena maestra, sus amigos...
¿Qué más necesitaba para ser feliz mientras la muela hacía harina del trigo?
Hoy he visto vacío el viejo molino, donde mi madre fue tan feliz y he sentido el corazón herido.

lunes, 5 de junio de 2017

Esos Molinos Blancos

Esos molinos blancos que
en la loma esperan al viento,
con sus estilizadas aspas
arañan el azul del cielo.
Yo añoro con el alma
aquellos molinos viejos,
aquellos que bajo sus entrañas
corría el agua en silencio.

sábado, 4 de febrero de 2017

Candelas

Candela, Candelas:
ese nombre evoca
a suave fuego y
a perfumada cera,
a escenas apacibles
en casas e iglesias.
Candela, Candelas,
alumbra la noche
que vuelves serena
y que al llegar el día,
tu luz se extienda
alumbrando y aromando
con claras velas de cera.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Esos depósitos de agua

Esos depósitos de agua de los pueblos,
son como ermitas que custodian
un santo en su seno.
Guardan una joya líquida entre esas paredes
que se aperciben de lejos
pues esos benditos depósitos
parecen ermitas, en la cima de los cerros.

viernes, 20 de mayo de 2016

Deseada Primavera

Fresquita, fresca debes ser,
deseada primavera.
Huida del oscuro invierno
no corras hacia el verano denso.
¡Quédate, quédate primavera!
entre las plantas tiernas,
entre las flores fragantes
y frescas.
Recréate en el claro cielo
de blancas nubes volanderas,
en el vuelo alegre de las
aves nuevas
y en el rumor de las aguas
que escapan de las elevadas
neveras.
¡Quédate, quédate primavera!
y danos esperanzas actuales
y eternas.